Enlaces a recursos sobre el AÑO LITÚRGICO en educarconjesus

El barro y la vista Jn 9,1-41 (CUA4-14)


El ciego y la luz Jn 9,1-41 (CUA4-14)



Tradicionalmente este cuarto domingo de cuaresma es llamado “Laetare”, es decir “Alégrate”, por las primeras palabras de la antífona de entrada en la eucaristía.
En medio de la aparente oscuridad de este tiempo cuaresmal, esa invitación es un anticipo de la luz y de la alegría pascual. Este domingo central de la cuaresma invita a los catecúmenos a preparase para el bautismo que recibirán en la Pascua. Y a todos nosotros nos exhorta a agradecer el don de la fe.
En la primera lectura se recuerda que el profeta Samuel ungió con aceite a David para hacerle rey (1 Sam 16). Hay en el texto una frase importante  que se coloca en los labios del mismo Dios: “Dios no ve como los hombres, que ven la apariencia: el Señor ve el corazón”. Ese es el don más precioso de la fe: ver las cosas como las ve Dios.

SALIVA Y TIERRA

También el evangelio de hoy se refiere a la posibilidad de “ver” (Jn 9).  Para curar al ciego de nacimiento, Jesús escupe en la tierra, hace un poco de lodo con la saliva y con él unge los ojos del ciego. Y lo envía a lavarse en el estanque de Siloé, es decir, “El Enviado”. Jesús unta los ojos ciegos con el polvo que habitualmente los ciega.
• Así comenta San Agustín este gesto: “Jesús comenzó por mezclar su saliva con la tierra, para ungir los ojos  del que había nacido ciego. También nosotros nacimos de Adán ciegos y tenemos necesidad de que Cristo nos ilumine. Él hizo una mezcla de saliva y tierra. El verbo se hizo carne y habitó entre nosotros. Así que mezcló su saliva con la tierra (…) Nosotros somos iluminados si es que tenemos el colirio de la fe”.
• Y así escribe San Juan de Ávila: “Tuvo tanta fe el ciego que luego fue para allá con tanta fe que no le estorbaron los que de él reían, como lo veían ir así, los ojos llenos de lodo, ni los que murmuraban porque iba a donde le mandó Jesucristo”. 
Como el ciego de nacimiento, también nosotros necesitamos que Jesús nos envíe a lavar nuestros ojos en las aguas de “El Enviado”. Sólo él nos hará ver con claridad.

EL ENVIADO

Este magnífico relato es todo un resumen del encuentro con Jesús, del proceso catequético y de la fidelidad a la fe. En medio, sobresale el mandato que Jesús dirige al ciego: “Ve al estanque de Siloé y lávate”.   Esas palabras se dirigen también a nosotros.
• “Ve al estanque de Siloé y lávate”. Nacimos del agua y del Espíritu. Es preciso recordar cada día el lavatorio original de nuestro bautismo y recobrar el frescor que brotaba de las aguas que nos dieron nueva vida.
• “Ve al estanque de Siloé y lávate”. Sólo al contacto con el Mesías Jesús y gracias a la escucha y aceptación de su evangelio puede aclararse nuestra mirada para descubrir su misterio y nuestra dignidad.
• “Ve al estanque de Siloé y lávate”. Necesitamos purificarnos de nuestros prejuicios, de imágenes inútiles y nocivas, de un espectáculo diario que nos fascina y nos encandila, nos “divierte” y nos aliena.

Con otra mirada más aguda Jn 9,1-41



IXCIS una propuesta de canciones cristianas

La diócesis de Málaga tiene una apartado musical bajo una denominación muy cristiana. De esta forma utiliza la forma griega para denominar a la palabra pez "IXCIS" (acróstico de Iesoús Christós Theoú Yiós Sotḗr, es decir, Jesús, el Cristo, Hijo de Dios, Salvador") de uno de los símbolos más primigenios de nuestra fe. Os invito a visitar y a disfrutar de las canciones que desde ella nos proponen (Escuchar canciones)

Y unida a la anterior, otra web de canciones estupenda tiene el mismo y sugerente título "IXCÍS" (quiero visitarla, hazme un clic)

S. José (por elrincóndelasmelli)



s. José. Sus citas bíblicas


La Samaritana (canción de Juan Ignacio Pacheco)


 LETRA:
 Llegaste tan de pronto, misterio de amor,
tus ojos negros calaron hondo;
y habitaron oscuros lados de mi cuerpo herido
y tu luz me asombró... tu luz.

"Dame de beber", Tú me dijiste,
al tiempo de mil latidos de mi corazón.
"Si supieras el don de Dios
y quién te lo pide,
tú vendrías a buscar mi agua".

"Porque todo el que beba del agua que Yo le dé
tendrá vida, no tendrá sed.
Porque todo el que beba
de la fuente de mi vida
limpiará sus heridas, no tendrá sed".

El agua que Tú me das llena mi pozo vacío,
es agua de tu Espíritu en mi corazón,
colma todos mis cántaros hechos de barro
y tu viento de amor me envuelve.

El agua que Tu me das lava lo manchado,
hace brotar del mal un bien,
tu fuego quemó mis labios y me lancé a correr,
tu nombre gritaré, cantaré.

s. José. Huida a Egipto y regreso


Dios está en su Hijo Mt 17,1-19 (CUA2-14)



Muchos nos preguntan dónde está Dios. A muchos de nuestros contemporáneos les resulta difícil encontrarlo, tal vez porque tienen una falsa imagen de Dios. Lo consideran o como un enemigo del hombre o como un apoyo para la inmovilidad y el acomodo.
Pero Dios está vivo y nos invita a vivir.  Dios estaba en la voz que llamó a Abrahán y le invitó a salir de su tierra y de la casa de su padre (Gen 12,1-14). En su exhortación “La alegría del Evangelio”, el Papa Francisco nos repite que, al igual que Abrahán, la Iglesia es una comunidad “en salida”, un pueblo itinerante (nn. 22-24)
Dios estaba en la zarza, desde la que llamó a Moisés para convertirlo en liberador de su pueblo. Dios estaba en la nube que guiaba al pueblo de Israel por el desierto hasta la patria de la libertad. Y, finalmente, Dios está en su Hijo Jesús. Y en aquellos que le siguen con sincero y humilde corazón.

EL ROSTRO Y LA PRESENCIA

Hoy contemplamos el cuadro de la Transfiguración de Jesús, pintado por Rafael, que se conserva en la Pinacoteca Vaticana. En él se refleja la dialéctica entre el monte y el valle. En el monte Jesús se encuentra con la luminosa realidad de Dios. Al bajar del monte se encuentra con la dolorida realidad de lo humano. He ahí la imagen de nuestra vida de creyentes. La contemplación no puede alejarnos de la acción.
Según el evangelio que hoy se proclama (Mt 17, 1-9), la transfiguración de Jesús nos anuncia el misterio de su muerte y su resurrección.
Los tres discípulos más cercanos subieron con Jesús a lo alto de una montaña. Allí vieron que su rostro resplandecía como el sol y sus vestidos se volvían blancos como la nieve. Lo envolvía la nube que había significado la presencia de Dios en medio de su pueblo. Moisés y Elías lo flanqueaban como dando testimonio de su honda verdad. Ellos habían descubierto a Dios en el monte santo. Y junto a ellos, se revelaba ahora en su Hijo predilecto.

LA VOZ DEL CIELO

En el relato de la Transfiguración de Jesús se recoge la voz que desciende de la nube, es decir, desde el ámbito de lo divino: “Este es mi Hijo, el amado, el elegido: escuchadlo”.
“Este es mi Hijo”. Dios no es un objeto lejano. No es una idea ni un anhelo insatisfecho. Se presenta con los rasgos familiares de quien reconoce a Jesús como hijo.
• “El amado”. Los seres humanos han temido muchas veces a los dioses. Los dioses falsos tienen boca pero no hablan. El Dios de Jesús siente y ama.
• “El elegido”. Por el hecho de reconocer a Dios como Dios, el hombre no pierde su categoría y su dignidad. Jesús no fue menos humano por saberse elegido por Dios.
• “Escuchadlo”. Jesús no se ha engañado ni ha engañado a los suyos. Dios está con él, lo apoya y garantiza su misión y la verdad de su mensaje.
El Concilio Vaticano II nos dice que, mediante la escucha de la Palabra de Dios y la oración,  el tiempo cuaresmal prepara a los fieles a celebrar el misterio pascual (SC 109). Hay que leer los evangelios y escuchar la Palabra del Señor.

2º domingo Cuaresma A - Transfiguración


El Curriculo de Religión Católican en la LOMCE

Comparto tres vídeos que recogen tres aspectos presentados en las pasadas Jornadas Nacionales de Vicarios y Delegados de Enseñanza del mes de febrero: 1. La presentación del currículo de la LOMCE. 2. Competencias en el currículo de Religión. 3. Desarrollo y aplicación del currículo de Religión Católica ) ) )

Dominó para la Cuaresma - Ciclo A - Evangelio de Mateo

Unas horas en la casa del papa Francisco

Interesante crónica de un periodista españon en la casa de Santa Marta, residencia del papa Francisco en elque comparte con el lector las 12 horas que compartió en ese especial hogar papal. (LEER MÁS)

Fidelidad y Felicidad Mt 4,1-11 (CUA1-14)



La tentación se ha convertido en un tema predilecto para los publicistas que tratan de vender un nuevo producto. El ideal sería que nunca nos llegaran a seducir las cosas o las acciones que nos deshumanizan. Pero lo malo de la tentación es que se nos presenta tan disfrazada que apenas logramos reconocerla como tal.
En su exhortación “La alegría del Evangelio”, el Papa Francisco ha señalado cuatro tentaciones: la acedia egoísta, el pesimismo estéril, la mundanidad espiritual y las guerras entre los creyentes (nn.81-86.93-101). Esas tentaciones nos alejan del camino que nos habría de llevar a conseguir lo mejor de nosotros mismos y a anunciar el Evangelio.
El texto del libro del Génesis que hoy se lee en la misa nos sugiere que la gran tentación  del ser humano es la de despreciar la voluntad divina (Gen 2,7-9; 3,1-7). Al  ceder a la tentación, la persona rompe la relación de armonía con lo otro, con los otros y con el absolutamente Otro.

EL ENGAÑO QUE SEDUCE

Si el primer Adán cede a la tentación, Cristo, el segundo Adán, la supera. Como todos los años, al principio de la cuaresma, hoy contemplamos a Jesús en el desierto (Mt 4,1-11). El evangelio nos dice que Jesús sale victorioso de las pruebas a las que es sometida su categoría divina y hasta su calidad humana. Jesús fue sometido una y otra vez a la prueba.
En el caso de nuestras tentaciones la cuestión  de fondo era, es y será siempre la misma. Hemos de preguntarnos por las hondas razones que nos mueven a caminar. Hemos de plantearnos el por qué y el para qué de nuestras elecciones.
La gran tentación es la de volver la espalda a la verdad. La de pretender ignorar el plan de Dios y nuestra propia dignidad de Hijos de Dios. Nuestra gran tentación es el engaño que con tanta frecuencia aceptamos como normal e inofensivo.
San Pablo nos  recuerda que la salvación que nos llega por Cristo nos redime del mal que desde siempre nos seduce.

TENTADORES DE DIOS

A la última tentación Jesús responde citando un tajante texto del Deuteronomio: “No tentarás al Señor tu Dios”. De ser tentados pasamos con frecuencia a ser tentadores. Tentadores de los demás y hasta de Dios.
• “No tentarás al Señor tu Dios”. Tentamos a Dios cuando olvidamos su amor y adoramos a las cosas, como si fueran un dios que puede salvarnos y merecer nuestro amor.
• “No tentarás al Señor tu Dios”. Tentamos a Dios cuando pretendemos ser nosotros la fuente de la fe y la esperanza, del amor y de la vida, de la paz y la justicia.
• “No tentarás al Señor tu Dios”. Tentamos a Dios cuando nos llamamos hijos suyos y olvidamos a nuestros hermanos, que también lo llaman “Padre”.
A la luz de este mensaje, será necesario revisar las tentaciones del tener, el poder y el placer, que continuamente tratan de desviarnos del camino del Señor. La cuaresma es un tiempo propicio para este examen sobre la verdad de nuestra vida.