Enlaces a recursos sobre el AÑO LITÚRGICO en educarconjesus

Las bienaventuranzas, humanizadoras

Las bienaventuranzas son la carta magna del cristianismo. Casi todos las admiran, aunque no todos las entienden y muy pocos las viven. Por eso son necesarios comentarios como este, que une la fidelidad al texto bíblico con la sensibilidad hacia el mundo actual; y la amplitud de perspectivas con la brevedad. En cuanto al lenguaje, tal como nos tiene acostumbrados el autor, es claro –también para quienes no tienen especiales conocimientos teológicos– e incluso ameno, pero sin sacrificar por eso la riqueza de los contenidos ni la profundidad.

Este libro muestra convincentemente que esas ocho «locuras» de Cristo son verdaderamente el camino que conduce a una vida lograda o, como dice el subtítulo, una contracultura que humaniza.

Editorial Sal Terrae
184 páginas
ISBN:  978-84-293-2121-0
Precio: 10 euros

LUIS GONZÁLEZ-CARVAJAL SANTABÁRBARA (Madrid, 1947) es sacerdote diocesano, ingeniero superior de minas y doctor en teología. Fue Secretario General de Cáritas Española y durante los últimos treinta años ha sido profesor de Teología Moral en varios centros, primero en «San Dámaso», después en el Instituto Superior de Pastoral y, por último, en la Facultad de Teología de la Universidad Pontificia Comillas. Desde su jubilación en 2012, trabaja en la madrileña parroquia de Nuestra Señora del Pilar. Ha publicado 21 libros, que han sido traducidos a 6 lenguas, ha colaborado en 87 obras de autoría colectiva y ha publicado más de 200 artículos en revistas especializadas.

La educación (com)partida de Luis Fernando Vílchez

Al elaborar y ofrecer este relato educativo –dice el autor– soy consciente de que en cierto modo narro mi vida, o más exactamente la lectura de mi vida. Como también soy consciente de proponer, a través del relato, una invitación a la búsqueda del sentido de la educación y, a través de ella, un sentido para la vida. No lo hago, obviamente, con afán doctrinal, mucho menos ejemplarizante, pero sí desde lo más sincero de mí mismo. Es un relato subjetivo, como todos los relatos, que se ofrece con el deseo de que pueda servir a otros. En todo caso, para compartirlo con quienes aman la educación y se preocupan por ella. En la educación, entendida en su más amplio sentido y en sus muchas dimensiones, he encontrado un sentido para mi vida. Como les ha ocurrido y les ocurre a tantos profesores y maestros a lo largo del tiempo.

Editorial PPC
192 páginas
ISBN: 978-84-288-2582-5
Precio (c/i): 12 euros

La cizaña, el mal y los malos Mt 13,24-43 (TOA16-14)

  “Tú, poderosos soberano, juzgas con moderación y nos gobiernas con gran indulgencia, porque puedes hacer cuanto quieres”. Esta oración se encuentra en el texto del libro de la Sabiduría que hoy se proclama en la celebración de la Eucaristía (Sap 12, 13.16-19).
         Nos llama la atención la compasión de un Dios que puede hacer cuanto quiere. Entre nosotros, quien pretende ostentar el poder, se siente autorizado a juzgar con altanería a los demás. Una actitud muy lejana al comportamiento de Dios.
El texto extrae una doble lección moral: “Obrando así enseñaste a tu pueblo que el justo debe ser humano, y diste a tus hijos la dulce esperanza de que, en el pecado, das lugar al arrepentimiento”. El proceder de Dios nos revela su corazón y puede enderezar el nuestro. 

CLARIDAD Y PACIENCIA

Es un mal tratar de exterminar a los malos. El sueño utópico de la limpieza universal es admirable, pero peligroso. En las comunidades cristianas primitivas hubo quien pretendía que sólo los intachables podrían formar parte de las mismas. En ese contexto había que recordar la parábola evangélica del trigo y la cizaña.
Algunos criados sugieren a su amo la necesidad de arrancar inmediatamente la cizaña. Pero el amo teme que al arrancar la cizaña arranquen también el trigo. No es fácil controlar a los controladores. Así que es preferible que el trigo y la cizaña crezcan juntos  hasta el tiempo de la siega (Mt 13, 24-43). Hace falta un poco de paciencia. 
         La parábola no da la razón a los intransigentes, que quisieran terminar inmediatamente con el mal. Pero tampoco se la da a los indiferentes, que ya no ven una distinción entre el bien y el mal. A unos y otros nos enseña que no somos los jueces definitivos de la historia. Hace falta mucha claridad para distinguir el bien y el mal.

JUNTOS HASTA LA SIEGA

“Dejadlos creced juntos hasta la siega”. Esta advertencia del dueño del sembrado se refiere al trigo y la cizaña. Junto han de llegar al juicio de Dios. Entonces,  “los justos brillarán como el sol en el reino de los cielos”, como termina diciendo Jesús.
• “Dejadlos creced juntos hasta la siega”. No tienen razón los indiferentes. El bien y el mal no se confunden.  La cizaña no se convierte en trigo porque le cambiemos de nombre o porque las leyes le concedan un lugar en la sociedad. La realidad es más terca que nuestras etiquetas.
• “Dejadlos creced juntos hasta la siega”. Pero nuestras etiquetas no nos dan derecho a destruir la realidad. Porque nuestros juicios son provisionales e inciertos. Todos podemos equivocarnos y arrancar el bien cuando pretendemos arrancar el mal. 

¿Democracia sin religión?

¿Pueden los cristianos opinar sobre la homosexualidad, los "matrimonios" del mismo sexo, el aborto o el divorcio? ¿O sus opiniones son intolerantes y deben quedarse en la esfera privada?

Joseph Ratzinger declaró a finales de los noventa que “cualquier futura dictadura anticristiana sería probablemente más sutil que las dictaduras que hemos conocido en el pasado: admitiría aparentemente la religión, pero sin que ésta pueda intervenir en la forma de conducta ni en el modo de pensar”. ¿Estamos ya recorriendo ese camino hacia el anticristianismo?
Resulta innegable que la Europa actual registra síntomas crecientes de intolerancia hacia los cristianos. 
Interposición de demandas contra obispos por declaraciones políticamente incorrectas; enfermeras o azafatas multadas por llevar crucifijos; las agencias de adopción católicas de Gran Bretaña clausuradas por oponerse a la adopción por parejas gays; ataques vandálicos contra iglesias en diversos países europeos; multiplicación de las querellas contra numerosos obispos por defender los valores cristianos; manifestantes anti-aborto franceses detenidos por intentar ofrecer alternativas a las mujeres que se acercan a las clínicas; padres alemanes encarcelados por oponerse a que sus hijos reciban clases de educación sexual; exclusión de los cristianos del debate público con el pretexto de que “intentan imponer sus creencias a los demás”.

SUS AUTORES:
ROCCO BUTTIGLIONE, ha sido ministro del Gobierno italiano y presidente de UDC. Candidato a Comisario de la Unión Europea, tuvo que renunciar debido al acoso por su fe cristiana.
JAIME MAYOR OREJA, ha sido ministro del Interior, europarlamentario y vicepresidente del PP.
MONS. CHRISTOPH SCHÖNBORN, Cardenal Arzobispo de Viena (Austria).
MONS. CHARLES CHAPUT, Arzobispo de Filadelfia (Estados Unidos).
MARTIN KUGLER es fundador del Observatorio sobre la Intolerancia y la Discriminación contra los cristianos en Europa.
JOSEPH WEILER, profesor de la Universidad de Nueva York. Autor de Una Europa cristiana.
ROBERT P. GEORGE, profesor de la Universidad de Princeton.
IGNACIO SÁNCHEZ CÁMARA, catedrático de Filosofía del Derecho en la Universidad de La Coruña.
FRANCISCA PÉREZ MADRID, catedrática de Derecho Eclesiástico en la Universidad de Barcelona.
FRANCISCO J. CONTRERAS, catedrático de Filosofía del Derecho en la Universidad de Sevilla.
MICHAEL PRÜLLER, periodista del Presse am Sonntag.
DAVID QUINN, ha sido director de The Irish Catholic.
JAKOB CORNIDES, técnico del Directorio General para el Comercio de la Comisión Europea.
MARGUERITE PEETERS, directora del Institute for Intercultural Dialogue Dynamics.
JAVIER BORREGO, ha sido magistrado del Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

Editorial StellaMaris
 256 páginas
15x23cms
ISBN: 978-84-16128-12-9
Precio: 17,50 (papel) 7,21 (digital) euros.

Guía de actitudes y comportamientos para niños

Esta guía muestra al niño, a lo largo de sus 12 capítulos, qué son los trastornos del comportamiento, sus tipos, sus causas y los programas educativos para niños con estos trastornos. Además le enseña a controlar su comportamiento, a mejorar su vida y fortalecer sus sentimientos, a creer en sí mismo, a tratar con gente difícil, a tomar decisiones acertadas, a responsabilizarse de sus acciones, a recibir ayuda de los adultos con los que vive, a hacer amigos y conservarlos y a llevarse mejor con sus profesores y su familia. El libro se basa en actuaciones que ya han funcionado con otros niños en programas educativos especializados (Técnicas de Modificación de Co nducta). Todos los capítulos incluyen: - Historias y citas reales de niños con trastorno del comportamiento. - Preguntas sobre las que el niño escribirá o hablará con alguien (fam ilia, profesor, amigos...), y que le harán reflexionar (sección "Es tu turno"). - Sugerencias para que el niño mejore su actitud (sección "¡Idea!"). - Actividades y formularios para practicar las técnicas aprendidas y h acer un seguimiento de sus objetivos y de su progreso (sección "Un ret o para ti"). - Resúmenes y aclaraciones para resaltar las ideas más importantes ("R ecuerda"). - Retos y preguntas para que el niño reflexione sobre el mejor comport amiento que puede tener en determinadas situaciones. El libro finaliza con un glosario que explica términos difíciles, las soluciones a algunos retos y preguntas planteadas y una bibliografía d e los temas tratados. CONTENIDOS ¿Qué es TC? - Diferentes niños, diferentes casos de TC - ¿Por qué esto?

 Autor: TOM MCINTYRE
Número de páginas: 152
Editorial: SAN PABLO
Año edición: 2007
Formato: 16,5 x 23 cm.
ISBN: 9788428532259
Precio: 12,90 euros

Sembrar la Palabra San Mateo 13,1-23 (TOA15-14)



La lluvia y la Palabra Mt 13,1-23 (TOA15-14)

La lluvia y la nieve bajan de los cielos, empapan la tierra, la fecundan y la hacen germinar. Gracias a la lluvia puede comer el sembrador. Un pueblo que vivía del campo podía entender estas imágenes que se encuentran en el libro de Isaías (Is 55, 10-11).
Pero el profeta no se limitaba a evocar la experiencia del labrador. La lluvia y la nieve eran para él la imagen más clara de la palabra de Dios. Sin ella no habrá una buena cosecha. El Papa Francisco ha escrito que no sabemos, dónde ni cuándo ni cómo dará fruto. 
 Pero en el texto del profeta escuchamos la promesa del mismo Dios: “La palabra que ale de mi boca no volverá a mí vacía, sino que hará mi voluntad y cumplirá mi encargo”. No es una obra de magia. La palabra de Dios requiere una cogida cordial por nuestra parte.

LA NOTICIA Y EL AVISO

“Salió el sembrador a sembrar…” (Mt 13, 1-23). La parábola evangélica del sembrador es conocida por todos los cristianos.  Es verdad que muchos nos fijamos en la segunda parte. En ella se evocan las condiciones,  los vicios y las virtudes de los oyentes de la palabra de Dios, para tratar de explicar el fracaso o el éxito de la predicación.
Pero en la primera parte de la parábola Jesús no habla tanto del sembrado como del sembrador. Se insiste en la fe del sembrador, en su confianza, en su esperanza. Esparce la semilla generosamente, en todo terreno y con igual dedicación.  El buen sembrador es Dios.
La primera parte de la parábola es una buena noticia para los desesperanzados de esta tierra. Se nos anuncia que Dios tiene un proyecto sobre el mundo y sobre la evangelización y que está decidido a sacarlo adelante a pesar de las dificultades.
La segunda parte es un aviso a los presuntuosos:  Si el proyecto de Dios se retrasa no es por culpa suya o por la mala calidad de la semilla sino por el rechazo humano.  La primera parte invita a la gratitud; la segunda a la responsabilidad.

OJOS Y OÍDOS

Entre la parábola del sembrador y su comentario alegórico encontramos una bienaventuranza: “¡Dichosos vuestros ojos porque ven y vuestros oídos porque oyen!”
• Esta frase resume todas las bienaventuranzas de Jesús. La dicha verdadera brota de la aceptación incondicional a su palabra. Una aceptación que pasa por los sentidos corporales. Es preciso ver y oír. La salvación no nace de una idea abstracta, sino del encuentro con una persona que se dirige a nosotros.
• Pero esta bienaventuranza no se limita a los cristianos: es una oferta dirigida a toda persona.  Todos hemos de dar fruto en la vida. Para ello tendremos que descubrir el valor positivo del mundo y de la vida. Y tendremos que confiar en la siembra, porque sabemos y creemos que existe un Sembrador. 

¿San Francisco de Asís en España? Pues sí

Este libro quiere arrojar luz sobre el viaje que san Francisco de Asís hizo a España, hacia 1214, y que ha suscitado todo tipo de leyendas y elucubraciones a lo largo de los siglos. Resulta seguro que el Santo de Asís, en su afán misionero, entró en España camino de Marruecos, donde pretendía predicar a los sarracenos. Pero, ¿cuánto tiempo estuvo en la Península? ¿Quiénes le acompañaban? ¿Qué ciudades visitó? ¿Llegó a fundar conventos, como aseguran ciertas tradiciones? A estas y otras preguntas responde este libro, indagando en las fuentes de la época y ofreciéndonos, a la vez, un interesante análisis del auge del franciscanismo en España a raíz de la visita de su fundador. 

Autor: VALENTÍN REDONDO

Número de páginas: 256
Editorial: SAN PABLO
Año edición: 2014
Formato: 13,5 x 21 cm.
ISBN: 9788428545082
Precio: 14,50 euros

MasterChef de la Santidad (para leer)

Este libro propone un modelo educativo que nunca pasa de moda: las vidas de los santos, y repasa algunas cualidades comunes a todos ellos (el seguimiento de Jesús, el testimonio, el rechazo a la violencia, la sencillez, el sentido del humor, la alegría fundamentada en la fe, la capacidad para superar situaciones de sufrimiento, la entrega a los demás, la dedicación a la oración, la humildad o el sacrificio). Repleto de divertidas anécdotas y ejemplos de conducta, este libro recorre la vida y las obras de grandes santos de la Iglesia (Ignacio de Loyola, Teresa de Jesús, Damián de Molokai...), que no solo sirven de guía al cristiano en su vida cotidiana, sino que además lo acompañan en los momentos difíciles, recordando con su ejemplo que la santidad es una vocación universal accesible y deseable. 

Autor: FERNANDO CORDERO
Número de páginas: 128
Editorial: SAN PABLO
Año edición: 2014
Formato: 13,5 x 21 cm.
ISBN: 9788428544559
Precio: 11 euros

Dios y los sencillos Mt 11,25-30 (TOA14-14)


El yugo de Jesús Mt 11,25-30 (TOA14-14)

“Mira a tu rey, que viene a ti justo y victorioso, modesto y cabalgando en un asno, en un pollino de borrica” (Zac 9,9). Con estas palabras se dirige el profeta Zacarías a la ciudad de Jerusalén. La exhorta a alegrarse y cantar porque se acerca el Mesías del Señor. 
Eran muchos los que esperaban la llegada de un Mesías poderoso. Lo imaginaban como un fuerte guerrero. Suponían que había de devolver al pueblo el fulgurante esplendor de los tiempos pasados del reinado de David y Salomón.
El profeta retoma aquellas expectativas. El Mesías que él promete  extenderá su dominio desde el río Éufrates hasta las costas del Mediterráneo. Pero Zacarías anuncia que ese nuevo rey entrará en su ciudad con un talante que denota humildad y un deseo de paz.  
EL MESÍAS Y SU GENTE

El evangelio que hoy se proclama (Mt 11, 25-30) contiene un texto que suele ser definido como “el Magníficat de Jesús”. Es un breve poema que parece reproducir el canto de María de Nazaret: “Te doy gracias, Padre, Señor de cielo y tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y entendidos y las has revelado a la gente sencilla”.
En las palabras de Jesús se revela una línea vertical y otra horizontal. Por una parte, Jesús mira a Dios, al que reconoce como Creador y como Padre. Y por la otra, Jesús vuelve sus ojos a las multitudes cansadas que le siguen y a los discípulos que él ha elegido.
A la imagen de un Mesías que cabalga sobre un pollino corresponde  esta atención que Jesús dispensa a los más sencillos y marginados. En realidad, el Evangelio retoma la profecía y la supera de forma inesperada.

EL DESCANSO

El Mesías Jesús no pretende arrogarse ningún mérito. Pero su ejemplo ha de ser la orientación de sus discípulos:  “Cargad con mi yugo y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón, y encontraréis vuestro descanso” (Mt 11,29).  
• “Cargad con mi yugo y aprended de mí”. El yugo era un balancín que ayudaba a las gentes a llevar los pesos. El yugo de Jesús no es una carga insoportable, sino que nos ayuda a llevar nuestras cargas.
• “Soy manso y humilde de corazón”.  La mansedumbre y la humildad revelan la honda verdad del ser humano. Nadie es más por gritar más. Jesús es modelo de vida y de armonía.
• “Encontraréis vuestro descanso”.  Hay descansos costosos y exclusivos para gentes adineradas. Pero el verdadero descanso brota de un corazón sencillo y humilde.