Enlaces a recursos sobre el AÑO LITÚRGICO en educarconjesus

En el huerto de los olivos... (Para pensar)

Comparto con vosotros un artículo que alumbró mi amigo Francisco, sacerdote de la diocesís de León, para la revista de la Semana Santa de Ciudad Rodrigo (Salamanca). Espero que las imágenes que he escogido ayuden a su reflexión. Ponte cómodo y siente sus palabras en esa noche oscura, en la Última noche del Señor:

" Es medianoche en el huerto de los olivos.

La furtiva silueta de un hombre atormentado deambula entre los arremolinados árboles buscando respuestas en la lobreguez nocturna. Es Jesús, el nazareno, el predicador ambulante que tantos odios ha acumulado entre los poderosos y que selló su destino acudiendo a celebrar la Pascua a Jerusalén, enjambre de los que desean ver su cadáver colgado de un madero.

Esta noche no es como las demás, la cena pascual con sus discípulos ha tenido tintes de despedida, el pan parecía más amargo que nunca, el vino, avinagrado por una pena profunda, muy profunda. Y lo ojos de Judas, uno de los suyos, de sus amigos, cargados de vergüenza y culpabilidad… Sí, Desde luego que esta noche es distinta. Los malos presagios empapan el ambiente como rocío fúnebre entre las hojas de los ajenos arbustos.

Jesús aspira lentamente. El aire porta aromas de sangre y violencia. Y sus amigos más cercanos, los que él especialmente más necesitaba a esta hora a su lado, no han sido capaces de resistir despiertos siquiera una hora. Contemplando las figuras que dormitan apaciblemente, el nazareno sonríe. Al fin y al cabo él comenzó sólo esta aventura años atrás, en el desierto, y debe ser el sólo el que afronte las consecuencias de su compromiso por el Reino.

Es medianoche en el huerto de los olivos y la temblorosa figura de un hombre angustiado por el destino se introduce en lo más apartado del huerto. Poco a poco ha ido descubriendo en su vida lo que Dios (su Padre) iba pidiéndole, y con determinación él ha intentado responder a esa llamada, a esa vocación, pese a las limitaciones de su ser humano. Han sido varios años pero… ¡qué escaso ha resultado el tiempo con todo lo que queda aún por hacer! Jesús intuye lo que está por venir, quizás esa misma noche. Sabe que es consecuencia de sus actos, de su hablar de un Dios que está a favor de los pobres, los humildes y sencillos; un Dios que se ha encarnado como un mísero ser humano; un Dios con las manos encallecidas del trabajo carpintero que es capaz de llorar con los desheredados de la tierra y reír con sus amigos en la celebración de una boda; un Dios que se acerca a todos aquellos a los que las dignas personas religiosas jamás osarían dirigir la palabra; un Dios, en suma, arrancado de las frías paredes de los suntuosos templos y llevado a la vida misma del ser humano, a su centro, a su corazón.

Nadie quedó impasible ante tales palabras. Nadie, porque los signos de curación y alegría que acompañaban a este mensaje hacían creer a los que nunca habían tenido esperanza que realmente Dios se interesaba por ellos, más aún, que se había convertido en uno de los suyos y compartía sus tristezas y esperanzas, sus fracasos y sus retos, que la salvación era aquí y ahora, que todos estaban invitados a ella. Nadie, porque los poderosos (desde los sacerdotes del templo hasta el administrador romano Pilatos pasando Herodes, rey-vasallo de Roma) no podían permitir que un Dios así se manifestase en medio del pueblo. Dios tenía que estar donde tenía que estar: Encerradito en su templo, con un candado de siete llaves puesto sobre él. Y esas llaves en manos de los “sabios y entendidos”, con la misión de administrar la salvación al populacho con cuentagotas, haciéndoles entender bien clarito quien tiene el poder

Es medianoche en el huerto de los olivos y Jesús sabe que hoy sus enemigos van descargar sobre él todo el odio y rencor. El golpe es inminente, no hay escapatoria. Sabe que cada frase, cada milagro, cada enfrentamiento con las autoridades religiosas que durante esos años protagonizó constituían un escalón más que le acercaba a este momento y, sin embargo, es ahora, al final, con la angustia rebosando en el corazón cuando el hombre se derrumba. Arrodillado en el suelo clama al Padre por su vida. Un solo grito se pierde en la sorda tiniebla. No hay respuesta. Unos instantes después, la figura se incorpora y, todavía cabizbaja, musita para sí: “Tu voluntad, Padre. Tu voluntad.” Jesús eleva su mirada y, tras secarse las lágrimas que inundaban sus ojos, observa como una hilera de lucecitas serpentea zigzagueante saliendo de uno de los caminos de acceso a la ciudad de Jerusalén. Son antorchas que parten de casa de Anás, las portan los guardias del templo, alguien los está guiando.

Los pasos del Nazareno ya no vacilan, mientras camina pausado hacia el lugar donde todavía sus amigos duermen. Piensa para sí: “¿Cómo me recordarán en futuras generaciones, los que conozcan mi historia y deseen seguirme? ¿Me encerrarán en un templo como los judíos han hecho con su Dios o podré compartir mi vida con ellos como yo deseo? ¿Podré pasear por sus calles y sus plazas y podremos recordar juntos que Dios ha sido capaz de darlo todo por ellos sólo por amor? ¡Quién sabe! Eso queda en manos de la libertad del hombre.”


Es medianoche en el huerto de los olivos. Y Un Dios hecho hombre avanza hacia su destino; el que él mismo se ha labrado: Darlo todo, hasta la vida, por los que ama. Las luces se acercan, el sonido de metales que las acompañan revela que son hombres armados los que están a punto de hacer su aparición. Jesús sabe que a partir de ahora los hechos se van a precipitar y que la historia de la salvación se va a escribir con trazos de amor y sangre. De nuevo se vuelve hacia sus discípulos. Van a huir, seguro. El miedo va a doblegar su fidelidad y le van a abandonar. No les culpa; todavía no entienden bien la misión a la que han sido llamados… Ya habrá tiempo. Todo el tiempo.

Los soldados llegan y Judas con ellos. Los peores augurios se cumplen. La traición de un amigo es un sufrimiento más a añadir a los que esperan al Hijo de Dios. Jesús despierta a sus discípulos y les dice: “Ahora ya podéis dormir y descansar. Basta ya. Llegó la hora. Mirad que el Hijo del hombre va a ser entregado en manos de los pecadores.”.

Es medianoche en el huerto de los olivos. La Pasión de Cristo ha comenzado. "

Francisco José Pérez Rodríguez
(cura y cofrade)

Misterio Pascual en 11 imágenes


La oración del huerto. El Greco (1587-96)


El monte calvario o Gólgota

Maqueta que te sitúa el lugar de la crucifixión de Jesús junto a las murallas de Jerusalén. El monte en realidad era una elevación menos acusada del terreno cerca de un camino principal fuera del recinto amurallado.

Gólgota. Lugar de crucifixión

El Gólgota -o monte de la calavera- (1) estaba localizado en el noreste de la ciudad, adyacente a una cantera de caliza (2) donde Jesús fue sepultado en una tumba luego de su crucifixión. Algunos años después, la extensión de las murallas de la ciudad, y por consiguiente, el crecimiento mismo de la ciudad, impidió que en dicho lugar se continuase enterrado a las víctimas.
Debido a su posición en la parte alta de la ciudad, las torres del palacio de Herodes dominaban toda la ciudad, y los centinelas montaban una férrea guardia desde ahí para impedir cualquier ataque al Sumo Sacerdote. Cerca de la entrada del palacio (4) Jesús fue juzgado por Pilato, quien residía en el palacio durante las más importantes fiestas judías. Desde ahí, Jesús se encaminó hasta el Calvario, una distancia bastante corta.

Camino a la cruz de Cristóbal Fones



Las imágenes están tomadas de "La Pasión" de Meg Gibson y algunas son algo duras. Téngase en cuenta a la hora de su proyección

Letra
Silencioso pasas cargando tu cruz
Tu cruz que no es tuya sino mía
Descalzo sobre el polvo de tu querida tierra
Que hoy te condena por amar a cualquiera
Pasas entre la gente sin reprocharles nada
Y miras silencioso que el camino se alarga

Con los hombros hinchados por llevar el madero
Un madero cargado de pecados del pueblo
Aquel sacrificio en que culmina tu vida
De 33 cortos años, largamente sufrida
33 años de vida hondo predicador
de tan noble evangelio y tan noble misión

Para estos palos naciste
Pa´ salvar hombres como yo
Débiles peregrinos que no entonan canción

Tú te mueres tantas veces
En mi calle y mi nación
Y loco de amor mueres de forma atroz

Tú no tenías cruz buscaste las mías
Y por mucho que caigas sin embargo caminas
Seguiré tus pasos amigo Jesús
Al final mi locura, locura de cruz

Gracias, Señor, gracias
Por cargar con tu cruz
Tu cruz que no es tuya
Sino mía.

¿Por qué la Semana Santa cambia de fecha cada año?

El pueblo judío celebraba la fiesta de pascua en recuerdo de la liberación de la esclavitud de Egipto, el día de la primera luna llena de primavera. Esta fecha la fijaban en base al año lunar y no al año solar de nuestro calendario moderno. Es por esta razón que cada año la Semana Santa cambia de día, pues se le hace coincidir con la luna llena. EL DOMINGO DE PASCUA se celebra dentro de la PRIMERA LUNA LLENA DE LA PRIMAVERA

En la fiesta de la Pascua, los judíos se reunían a comer cordero asado y ensaladas de hierbas amargas, recitar bendiciones y cantar salmos. Brindaban por la liberación de la esclavitud.

Jesús es el nuevo cordero pascual que nos trae la nueva liberación, del pecado y de la muerte. Rompe las ataduras de la muerte y nos redime con su SALVACIÓN, LA VIDA NUEVA Y SIN FIN JUNTO A DIOS Y EN FELICIDAD PLENA

Recursos para Semana Santa

Os presento cuatro enlaces interesantes para trabajar con dibujos la semana santa. Sólo con pinchar encima de la palabra os llevará directamente a la web que os interese:
Colorear la semana santa 1
Colorear la semana santa 2
Colorear la semana santa 3
Colorear un viacrucis

Parábola del hijo pródigo Lc 15,11-32 Texto

Parábola del hijo pródigo Lc 15,11-32. Cruzada



Parábola del hijo pródigo Lc 15,11-32 Ordenar

Ordena esta frase:

pecado cielo el contra he “Padre, ti; y contra

tuyo”. merezco ya llamarme no hijo

“P...

Parábola del hijo pródigo Lc 15,11-32. Sopa de letras




Parábola del hijo pródigo Lc 15,11-32. Verdad o mentira

Subraya la palabra correcta y tacha la incorrecta:

1) Un hombre tenía TRES/DOS hijos.
2) El hijo MENOR/MAYOR pidió la herencia a su padre.
3) El hijo AHORRÓ/DESPILFARRÓ toda su fortuna.
4) Acabó cuidando CERDOS/OVEJAS para un rico.
5) ARREPENTIDO/CABREADO, pensó en volver a su casa.
6) Su padre se ENFADÓ/ALEGRÓ de ver que regresaba.
7) Le pusieron unas PLAYERAS/SANDALIAS en los pies.
8) En la fiesta mataron un TERNERO/POLLO para comer.
9) Su hermano MAYOR/MENOR estaba muy enfadado.
10) El hijo estaba BORRACHO/PERDIDO pero lo encontraron.

Parábola del hijo pródigo Lc 15,11-32. Laberinto

Sopa de letras Semana Santa 1. Domingo de Ramos


Sopa de letras Semana Santa 2. Cena de Pascua


Sopa de letras Semana Santa 3. Huerto de los Olivos


Sopa de letras Semana Santa 4. Negaciones de Pedro


Sopa de letras Semana Santa 5. Juicio a Jesús


Sopa de letras Semana Santa 6. Crucifixión

Lavatorio por Jesús Jn 13,1-20


Lavatorio por Jesús Jn 13,1-20 Laberinto


Lavatorio por Jesús Jn 13,1-20 Laberinto

Lavatorio por Jesús Jn 13,1-20 Criptograma



Solución: "Pues bien, si yo, que soy el Maestro y el Señor, os he lavado los pies, vosotros debéis hacer lo mismo unos con otros. Os he dado ejemplo, para que hagáis lo que yo he hecho con vosotros" (Jn 13,14-15)

Lavatorio de pies por Jesús Jn 13,1-20 Dibujos para pintar



Lavatorio de pies por Jesús Jn 13,1-20

EL NUEVO MANDAMIENTO ES EL AMOR HECHO SERVICIO. En tiempos de Jesús la persona encargada de lavar los pies a los comensales o invitados eran los criados, los siervos. Con esta actitud Jesús enseña a servir desde la caridad, a ver a los demás desde la humildad y la sencillez no desde una postura altiva y de superioridad.

La higuera. Puzzle


Parábola de la higuera Lc 13,6-9 Colorea con Fano

Parábola de la higuera Lc 13,6-9

Parábola del sembrador Lc 8,4-15 y Fano. Colorea

El sembrador salió a sembrar. Puzzle


Parábola del sembrador Lc 8,4-15 ¿Es verdad?

Verdadero o falso. ¡!Tú dirás¡¡
___ La semilla es la Palabra de Dios
___ Las águilas comieron la semilla en el borde del camino
___ Los cristianos que ponen a Dios en su corazón dan mucho fruto
___ Las semillas se ahogaron entre las piedras por falta de humedad
___ Los cardos protegían a las semillas
___ El sembrador iba tirando semillas por todos los lados

Parábola del sembrador Lc 8,4-15 ¿Correcta o equivocada?

Subraya la palabra correcta y tacha la equivocada
1) El VIÑADOR/SEMBRADOR salió a los campos para trabajar
2) La SEMILLA/CESTA cayó junto al camino y la PISARON/RECOGIERON
3) Los RATONES/PÁJAROS comieron los granos que cayeron junto al CAMINO/SENDERO
4) Los granos que cayeron entre piedras se RESBALARON/SECARON
5) Los granos que cayeron en los CARDOS/PRADOS se ahogaron
6) En la tierra FÉRTIL/POBRE los granos dieron el MIL/CIENTO por uno

Parábola del Sembrador Lc 8,4-15 sopa de letras


Parábola del Sembrador Lc 8,4-15 Explicación


Parábola del Sembrador Lc 8,4-15 Cruzada


Parábola del Sembrador Lc 8,4-15

EL SEMBRADOR Y LAS SEMILLAS

Mt 13,1-9; Mc 4,1-9; Lc 8,4-8. La explicación de la parábola se encuentra en Mt 13,18-23; Mc 4,13-20 y Lc 8,11-15
Disfruta esta parábola de Jesús contada en forma de canción

Parábola del sembrador Lc 8,4-15 Dibujos animados

Aunque el vídeo dura casi 6 minutos en realidad son los 4 primeros (luego vienen los créditos)